Interactividad sensorial y emocional: The Clockwork Orange

Dicen que todos los seres humanos tienen sentimientos. Yo siempre he discrepado de esta afirmación y, contra mayor soy, más de acuerdo estoy con Hobbes y su máxima “Homo homini lupus”. A veces hacemos daño de forma inconsciente, pero no creo que siendo tan profundamente egoísta uno no llegue a percatarse de los daños morales ocasionados en otros.  Digamos que todo este colectivo siguen el refrán de “ande yo caliente, ríase la gente”. Y lo mejor de todo es el “por interés te quiero, Andrés”. Estos sí que suelen ser bien curiosos porque no se describen de ningún modo y cambian de opinión del mismo modo que bufa Acteón o Eolo.

 

Ya que la tecnología avanza demasiado deprisa, se me estaba ocurriendo si habría alguna forma de crear un interactivo cuyo fin sea el mismo que “la tortura” a la que sometieron a Alex DeLarge en The Clockwork Orange. No con el objetivo de cambiar a nadie; considero un acto de soberbia el que alguien le diga a otro “tienes que cambiar porque tu forma de ser no es correcta” y generalmente esa gente es la que tiene más cosas que pulir, sino con el fin de hacer reflexionar sobre los actos de cada uno. 

 

Aunque dudosamente funcionara, el que no tiene corazón, no lo tendrá aunque se lo instalen de madera.

 

Buenas tardes,

 

Frischmann

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s