Previo al Císter (femenino) en Catalunya – o sea, aquí no hablamos de Císter todavía.

Después de un tiempecito de barbecho, asumiendo pérdidas y planteándonos un cambio de blog, lo retomo como lo que quiero que sea: un blog de deporte, de medievalismos y de frikadas. Así no pensamos tanto en el nombre del nuevo site como en contenidos para este :P. Así pues, ¿qué mejor manera de reanudarlo con una entradita sobre la presencia femenina en el monacato tras la reforma de Cluny – en Catalunya-? Como es comprensible, hablar de 4 siglos puede ser muy largo, así que este tema se desarrollará en 3 entradas (bueno, una leve idea del asunto, siempre digo que “sé poco de mucho“). Siempre ha habido presencia femenina pero como siempre, tenía menos repercusión. No obstante, en el Cristianismo, todas las reformas afectaban a todos sus devotos y acólitos, ya fueran hombres o mujeres, y una de las más bestias fue la de Cluny: tuvo mucha presencia en la Francia de los siglos X – XI, y quiso dar un giro a la ostentación, una especie de return to the roots o imitar el supuesto modus vivendi de Jesucristo.

Para quien no lo sepa, el establecimiento del Cristianismo como religión oficial fue un proceso relativamente lento: los primeros cristianos del siglo I sufrieron numerosas persecuciones* hasta que no fueron reconocidos, en el siglo IV. No obstante, a pesar de todas las dificultades que sufrían esas formas de cristianismo primigenio, había agrupaciones que se mantenían firmes en sus ideologías y creencias, en las que encontraríamos grupos femeninos, masculinos y mixtos, y practicaban una religiosidad parecida al monacato (en realidad, fueron los orígenes de éste).

¿Cómo han evolucionado estos modos de vida monásticos desde sus orígenes?

Han pasado por tres etapas: la regla de San Benito*, la reforma de Cluny y, poco después, el Císter. Como hemos dicho, afectaron a cualquier comunidad monástica independientemente del género practicante. Matizo, comunidad monástica. Había gente que no quería el ascetismo lifestyle para sí mismo, como podemos ver en la cúpula del cristianismo (que pocos recursos precisamente no tienen). Predicaban la pobreza apostólica y la lucha contra el demonio. Este modo de vida fue extendiéndose poco a poco por el Imperio Romano de Occidente (hasta su caída, claro. Desde 313 hasta 476 tenemos poco más de un siglo para que arraigue el cristianismo y su auge a partir de entonces).

La figura del obispo fue clave para la difusión del monacato por el Imperio, y en Italia se potenció mucho más la del abad. Aquí encontramos a san Benito de Nursia y la regla que instauró para organizar la comunidad monástica a la que pertenecía. ¿Cómo resumimos la regla de san Benito? Con “ora et labora“, un estilo de vida austero, pidiendo limosna y dedicado a la vida contemplativa. La regla consta de unos cuantos capítulos, concretamente 73, y los puedes leer si pinchas aquí (muy recomendable, no tienen desperdicio alguno).

Sin embargo, igual que todo lo que sube, baja, el monacato europeu sufrió una importante crisis que empieza a partir del siglo VI-VII hasta el IX (no solo los órdenes monásticos sino toda la sociedad – desde la ruralización de los núcleos urbanos hasta un progresivo decrecimiento del comercio). Los monasterios se fueron transformando en centros en los que había estabilidad económica con el fin de preservar la cultura clásica y la cristiana. FUE ENTONCES CUANDO LA CULTURA EMPEZÓ A QUEDAR ENCERRADA EN LOS MONASTERIOS. Gracias, recordad que en España estamos volviendo a esto pero sin tanta religión: la cultura a manos de unos pocos, los que tienen dinero (no necesariamente – casi nunca- los que tienen cerebro). RESUMEN: si querías / necesitabas algo, recurrías a la iglesia, monasterio o abadía.

Con la llegada de Carlomagno en el siglo VIII, los monasterios se convirtieron en un instrumento de poder. La gent de la terra igual recuerda una gran serie titulada Arnau ***(por cierto, TV3 podría reemitirla o algo, era de lo poco que ha valido la pena en esta santa cadena junto con Nissaga de poder, Ermessenda, Serrallonga y La memoria dels Cargols); allí se ve claramente como la espada celestial (o el poder eclesiástico) tiene incluso más peso que el de la nobleza – aunque se ubique temporalmente sobre el siglo X y en una figura no real, nos interesa el contexto. Con el imperio carolingio, todo da una vuelta: se intenta re-instaurar el antiguo imperio romano, y todo, absolutamente todo se ve afectado por esta idea: arquitectura, poder, arte, filosofía y religión.

Hubo nobles como Guillermo I duque de Aquitania que erigieron una abadía para mantener su alma a salvo: la abadía de Cluny.

En la próxima entrada, hablaremos de Cluny y del Císter. Femenino en Catalunya. 🙂


*¿Os suena Nerón? Sí, ese que quemó Roma entera para cargarse un puñado de cristianos. Este es uno de los ejemplos. El Edicto de Milán fue la salvación de estas primeras comunidades.

** Ojo, que los benedictinos fueron los inquisidores más salvajes siglos más tarde. Poca broma.

*** A grosso modo: es la lucha de poder en época del casal de Barcelona, centrado en la leyenda del comte Arnau.

**** A todos nos viene a la cabeza una fecha: 711.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s